Alquilar piso en Madrid, el casting

El piso tenía muy buena pinta, el precio era razonable y había sido el primero en contactar tras ver el anuncio en idealista. La cosa pintaba bien y parecía que tendríamos piso antes de lo que pensaba. Tras contactar con al dueña e intercambiar unos mensajes por whatsapp.

Me confirma que soy el primero y le hago ver que estoy lejos e iría exprofeso a ver el piso. Le pido precio con aire acondicionado y me dice el precio y dice que son 3 meses de depósito más 1 de fianza. Ahora dice que tiene más visitas concertadas y que no me puede asegurar nada. Quedamos para hablar por teléfono al día siguiente. Me dice que hay dos personas más y que nos quiere conocer a todos antes de decidir. O sea que organiza un casting, vamos. De regalo cambia las condiciones, ahora pide un aval de 3 meses y 2 de fianza. También me dice que me mandará un mail con un borrador de contrato, un mail que no llega nunca. A estas alturas y en otras circunstancias ya la hubiera a mandado a la mierda, pero el piso vale la pena así que un poco mosca, con la duda de si estaré haciendo un viaje a Madrid en vano, emprendemos el viaje.

casting

Vemos el piso, habla como si fuera a alquilárnoslo, dice que el domingo nos dirá su decisión. Espero toda la mañana y a la una le mando un mensaje diciendo que tengo que volver a casa, me contesta diciendo que eligió a otro que un amigo la llamó para interceder por uno de los candidatos y que se lo alquilan a ellos. Si no llego a contactar posiblemente ni se hubiera dignado en cumplir lo que dijo que haría.

Mucho se habla de inquilinos malos y los problemas que pueden generar al dueño del piso, pero en el gremio de los caseros, también hay unos cuanto especímenes a los que dar de comer aparte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *